“Tus alas ya estaban listas para volar, pero mi corazón nunca estuvo listo para verte partir”

Por Jarlen Espinosa.
Santo Domingo. – El título son precisamente la última publicación realizada por Silvia Morillo, madre del fenecido artista dominicano Rastari Minajah, y a decir verdad ¿Qué madre puede estar preparada para la muerte de un hijo?

Exactamente, ninguna.

Un cáncer fulminante, fue el rostro con el que la muerte se presentó en esta ocasión, para deteriorar en unos meses y llevarse consigo a Rastari Minajah.

“Viví siempre, siempre orgullosa de ti Tary”, dice otra de las publicaciones realizadas por doña Sirvia, quien en medio del dolor abre las ventanas de su memoria para dejar salir algunos recuerdos de su amado.

La República Dominicana ha de sentirse orgullosa también, de que un pionero del rap dominicano y del graffity, creador de agrupaciones como Tribu Rebelde, Campamento y Fundación Negra, fuera tomado en cuenta en otras tierras como Méjico, país que lo acogió y tras haber sido invitado por la Comunidad Rastafari, participando cada año, se quedó y echó raíces.

Gaby Cañas decía la flecha con que cupido disparó a Tary, y justamente con ella, formó una linda familia.

“Muy buena esposa, muy dedicada”, son algunas de las características que resalta Silva de su nuera, y no es para menos, en cada publicación optimista publicada por Tary, allí aparece un comentario de Gaby, haciendo papel de fiel compañera.

Durante el mes de diciembre Rastari Minajah aprovechaba cada día para dar gracias a Dios por la vida y por su hermosa familia.

Este artista dominicano tenía muchas ganas de vivir, y su madre no escatimaba oportunidades de animar a su guerrero.

Pero partió…

Dejando a merced del llanto a sus seres amados, dos hijos de su primera relación en Dominicana, pero, también un legado de vida a cada uno de aquellos que tuvieron la oportunidad de conocerlo.

“Era amigo leal, siempre franco y nunca políticamente correcto
algo súper admirable”, así es como lo recuerda el activista dominicano Mike Thilman.

Quien sirvió de fuente a este medio, asegurándonos que un amigo en común le cnfesó que Rastari Minajah, se marchó con deseos de visitar la tierra que le vio nacer, República Dominicana.

No queda más que pedir fuerzas para sus seres queridos y paz a sus restos.

Adiós, hasta luego, Rastari Minajah.

 

 

 

 

 

 

Vea también

(Vídeo) Faltaba el Disfruto de El Rufian

Poder Urbano. El Rufian vuelve a dar señales dentro del género urbano de la República …